INICIO Operativa y gestión del comercio exterior
búsqueda avanzada búsqueda avanzada
Cobertura de riesgos internacionales
¿Cuáles son los instrumentos de cobertura del tipo de cambio?
imprimir
 
enviar

Respuesta detallada

La cobertura del riesgo de cambio son los distintos mecanismos que tiene el mercado mediante los cuales las empresas pueden cubrir los riesgos de cambio derivados de sus operaciones en divisas.

Existen distintos mecanismos para la cobertura del riesgo de cambio. Los más utilizados en las operaciones de importación y exportación de mercancías y servicios son:

  • Mercado de divisas a plazo
  • Cobertura con cuentas en divisas
  • Opciones sobre tipos de cambio
  • Mercado de futuros
  • Swaps

Mercado de divisas a plazo: hablamos de los forwards. Las operaciones de forward presentan las siguientes características:

  • No exigen desembolso inicial.
  • El precio es pactado libremente entre las partes.
  • Al vencimiento del contrato habrá un intercambio entre las partes contratantes por la que una entregará la divisa vendida y la otra la comprada al precio pactado.
  • Son contratos "a la medida" entre las partes (over the counters u OTC), tanto en su plazo como en su importe.
  • Es un contrato vinculante entre las partes y obliga al vencimiento.
  • No es negociable con posterioridad a su cierre, salvo acuerdo entre las partes, ya que no existe un mercado secundario de estas operaciones.
  • Existe un riesgo de crédito en cada una de las dos partes que intervienen en el contrato, que puede llegar a ser elevado debido al incumplimiento de la entrega de las divisas intercambiadas.

Los puntos básicos de una operación de compraventa a plazo de divisas son:

Las cotizaciones de la operación en el instante de la contratación son libres.

  • El plazo de la operación es libre siempre que en el mercado encontremos cotización, aunque normalmente el plazo máximo para estas operaciones es de un año.
  • El importe a asegurar de la operación es libre, es decir, podemos asegurar desde el importe total a un tanto por ciento de la misma.
  • Los precios de las operaciones forward varían a lo largo del día.
  • El precio de un forward depende de los tipos de interés de las divisas y la cotización equivale a: Libor + / - seguro = Euribor.
  • Los riesgos de cambio de los operadores pueden ser pérdidas o beneficios, es decir, el riesgo de cambio no es sinónimo de pérdida.
  • Si al vencimiento de la operación se produce un incumplimiento por parte del importador o exportador, la operación se liquida contra el mercado de contado.
  • Si hay acuerdo entre las partes se pueden cancelar total o parcialmente las operaciones de compraventa de divisas a plazo.
  • Se pueden reconducir las operaciones al vencimiento de las mismas a nuevos vencimientos, siempre que exista acuerdo entre las partes.
  • Las operaciones forward no tienen por qué estar relacionadas con operaciones comerciales y pueden ser especulativas, aunque no es lo normal en las empresas que operan en Comercio Exterior.

Un exportador podrá contratar un forward de exportación, es decir, vender hoy las divisas que recibirá en un futuro, con lo que conocerá ya los euros que recibirá a cambio de la divisa que cobrará como producto de su venta.

El forward lo puede contratar el exportador en cualquier instante de la operación desde el momento en que firma la venta con el cliente hasta tres días hábiles anteriores a la recepción de los fondos.

Si la divisa cotiza con premio, es decir, el tipo de interés del euro es superior al tipo de interés de la divisa, el exportador tiene un rendimiento con relación al precio de contado efectuando la venta a plazo de la divisa que ha de cobrar.

No obstante lo anterior, contratar un forward, ya cotice con premio o con descuento, le da la seguridad de poder dar un precio para la mercancía y conocer los euros que recibirá a cambio en el momento del cobro de la misma, y eliminar su riesgo de cambio.

Esta venta de las divisas a plazo la puede efectuar el exportador durante toda la vida de la operación, es decir, desde el instante en que cierra el contrato de compraventa de la mercancía hasta tres días hábiles anteriores al cobro de la venta, por lo que analizando el mercado podrá efectuarla cuando sea mejor para sus intereses.

Por su parte, un importador podrá contratar un forward de importación, es decir, comprar hoy las divisas que ha de pagar en un futuro, con lo que conocerá ya los euros que deberá entregar a cambio de la divisa que deberá pagar como deuda de su compra.

El forward lo puede contratar el importador en cualquier instante de la operación desde el momento en que firma la compra con el proveedor hasta tres días hábiles anteriores al pago de la compra.

Si la divisa cotiza con descuento, es decir, el tipo de interés del euro es inferior al tipo de interés de la divisa, el importador tiene un coste inferior con relación al precio de contado efectuando la compra a plazo de la divisa que ha de pagar.

No obstante lo anterior, contratar un forward, ya cotice con premio o con descuento, le da la seguridad de poder obtener precio de coste para la mercancía comprada eliminando su riesgo de cambio.

Esta compra de las divisas a plazo la puede efectuar el importador durante toda la vida de la operación, es decir, desde el instante en que cierra el contrato de compraventa de la mercancía hasta tres días hábiles anteriores al pago de su compra, por lo que analizando el mercado podrá efectuarla cuando sea mejor para sus intereses.

Cobertura del riesgo de cambio con cuentas en divisas: los residentes de España podemos abrir cuentas en divisas y en euros, tanto en España como en el extranjero, en entidades financieras españolas y extranjeras operantes en España o en el extranjero.

La liberalización de la apertura de cuentas en divisa vino dada por el R.D. 1816/1991 de 20 de diciembre que liberalizaba las transacciones económicas con el exterior y eliminaba el monopolio de divisas que mantenía el Banco de España.

A lo que están obligados los titulares de estas cuentas es a remitir información al Banco de España de acuerdo con lo establecido en sus circulares de desarrollo de la normativa.

Las cuentas en divisas tienen ventajas para los importadores, pero especialmente para los exportadores.

Las cuentas en divisas favorecen las coberturas si además con ellas se utilizan contratos de compraventa de divisas al contado o a plazo.

Las diferencias en el tiempo entre la fecha de cobro y la de pago junto con los contratos spot o forward que pueda hacer la empresa hacen que las empresas puedan ajustar sus tesorerías y comprar o vender divisas en el momento más adecuado a sus intereses y con menos coste para la empresa, ya que podrá armonizar los tipos de cambio de la compraventa de divisas y los tipos de interés de la cuenta activos o pasivos de la cuenta.

Las cuentas pueden mantenerse tanto en el país de la empresa como en el país donde tenga un mercado importante tanto de cobros como de pagos. La disponibilidad de la cuenta también dependerá de las líneas de crédito que nos tengan concedidas.

Mercado de opciones sobre tipos de cambio: una opción es un instrumento financiero que permite al exportador o importador eliminar el riesgo de tipo de cambio.

La opción es un contrato entre dos partes y el comprador de la opción (exportador o importador) adquiere el derecho a vender o comprar la cantidad de divisas pactada en el contrato al cambio indicado en el mismo, (strike price), en una fecha de vencimiento futura, a cambio del pago de una prima por parte del comprador de la opción a favor del vendedor de la opción.

La opción podrá ser ejecutada o no según le interese al comprador de la misma. El vendedor de la opción siempre está obligado si el comprador ejerce su derecho.

Si una empresa tiene una opción de compra por la que puede comprar, a un vencimiento dado, la cantidad de USD. 10.000,- al precio de 0,8786 EUR (Euro) / USD (Dolar estadounidense), al vencimiento puede ocurrir:

  • que el dólar tenga un precio superior al pactado, 0,87551. En este caso el comprador de la opción la ejecutará, ya que entregará menos euros a cambio de los USD. 10.000,-.
  • que el dólar tenga un precio inferior al pactado, 0,8798. En este caso el comprador de la opción no la ejecutará, ya que le resultará más económico comprar los dólares en el mercado spot.

Los elementos que se mencionan a continuación son los que siempre intervienen en un contrato de opción y son las variables que se han de definir entre las partes:

  • Activo subyacente: es el activo definido en la opción que tiene derecho a comprar o vender el comprador de la opción y la obligación de vender o comprar el vendedor de la misma. Puede ser cualquier tipo de activo, aunque en nuestro caso será la divisa que deseamos comprar o vender. Si tenemos una opción de comprar dólares contra euros, el activo subyacente serán los dólares.
  • Divisa de contrapartida: es la divisa contra la que intercambiamos el activo subyacente. Es decir, si tenemos una opción de comprar dólares contra euros, la divisa de contrapartida será el euro con la que pagaremos los dólares comprados.
  • Derecho a comprar o vender: la opción ha de definir si el comprador de la misma tiene el derecho a comprar o a vender el activo subyacente y, como contrapartida, el vendedor tiene la obligación de vender o comprar.
  • Importe del activo subyacente: cantidad del activo subyacente a comprar o vender.
  • Precio de ejercicio: es el precio al que el comprador de la opción comprará o venderá el importe pactado del activo subyacente contra entrega o recepción de la divisa de contrapartida. Recibe el nombre de strike price o excercise price.
  • Fecha de vencimiento: fecha límite en la cual se ha de ejercer la opción.
  • Ejecución de la opción: cuando el comprador de la opción puede ejercer la misma durante todo el periodo de validez de la opción hasta su vencimiento (opción americana), o cuando sólo se puede ejercer al vencimiento de la misma (opción europea).
  • Prima: importe que el comprador de la opción paga al vendedor de la misma para poder ejercer el derecho establecido en el contrato.

Mercados de futuros: un futuro sobre divisas es un contrato a plazo que tiene por objeto la entrega o recepción de una determinada cantidad de divisas, que es al activo subyacente, en una fecha futura y a un determinado tipo de cambio, estando el contrato normalizado en cuanto a su nominal, objeto y fecha de vencimiento, negociado en un mercado organizado cuya sociedad rectora los registre, compense y liquide, actuando como compradora ante el vendedor y como vendedora ante el comprador.

Los exportadores e importadores están sujetos a un riesgo de cambio que nace al tener que cobrar y pagar en divisas que no son la propia moneda.

El objetivo de contratar futuros por parte de los exportadores e importadores es eliminar la incertidumbre del tipo de cambio, es decir, eliminar el riesgo de cambio que puede modificar de forma importante el valor patrimonial de la empresa.

Asimismo, permite que en el mercado actúen otros agentes que se dedican a especular con el tipo de cambio teniendo unas perspectivas de beneficio futuro según la tendencia al alza o a la baja de las divisas. Es decir, aparece otro objetivo que nos es comercial.

La cobertura con futuros tiene el inconveniente que son contratos estandarizados y normalmente no se ajustan a la operación comercial objeto de cobertura.

Los futuros sobre divisas se negocian en mercados organizados, esto hace que por un lado tengan una serie de ventajas, tales como seguridad, liquidación, garantías, y unos inconvenientes como la estandarización de los contratos, aunque el objetivo fundamental de los futuros sobre divisas, cubrir los riesgos de tipo de cambio, se cumple siempre dentro de sus posibilidades:

  • Tienen una fecha de vencimiento preestablecida de acuerdo con el mercado.
  • Los contratos tienen un tamaño normalizado.
  • Exigen una garantía de acuerdo con la evolución del mercado de contado.
  • Permiten comprar y vender sin necesitar o tener el activo subyacente.
  • Existe un control diario de los beneficios o pérdidas.
  • Existe compensación de las compras y ventas entre sí.

Todo lo anterior obtiene los siguientes objetivos secundarios:

  • La eliminación del riesgo de insolvencia.
  • Transparencia del mercado.
  • Reducción de los costes de transacción.

Swaps: un swap de divisas es un acuerdo contractual por el que dos partes acuerdan intercambiarse unos importes en distintas divisas en una fecha determinada, con el compromiso de reembolso de dichos importes, a uno o varios vencimientos establecidos, y de acuerdo con unas condiciones fijadas que corresponderán al abono de intereses y la devolución del capital del swap.

Los contratos swap comprometen a los dos contratantes a intercambiar unos flujos futuros en unos intervalos establecidos previamente.

Los intercambios de principal están calculados sobre la base de cantidades equivalentes del activo subyacente, que recibe el nombre de principal nocional.

Los contratos swaps son contratos a la medida para satisfacer las necesidades de las contrapartes.

Estas operaciones reciben también el nombre de permuta financiera.

La estructura de un swap de divisas es bastante simple, la complejidad aparece por la gran cantidad de documentación necesaria para cerrar el contrato, es decir, especificar todas las cláusulas y disposiciones para ajustar el swap a la necesidad específica de las partes.

Los swaps tienen necesariamente dos agentes, que se llaman contrapartes, que acuerdan efectuarse unos pagos recíprocamente en base a unos ciertos activos en divisa. Los pagos que efectúan las contrapartes reciben la denominación de pagos de servicio.

A diferencia de otros tipos de swaps, los swaps de divisa suelen, casi siempre, intercambiar los activos. Los activos del swap se denominan nocionales. El swap en divisas establece el intercambio real o hipotético de los nocionales desde el inicio hasta el final de la operación.

El inicio del swap se estable con una fecha de valor llamada también fecha efectiva y finaliza en la fecha de vencimiento o fecha de terminación.

Entre la fecha efectiva y la fecha de terminación se establecen unos pagos periódicos, que son los pagos de servicio, y que quedan definidos en el contrato de swap. La periodicidad de los pagos va desde pagos mensuales a pagos anuales, pasando por trimestrales y semestrales.

Los swaps pueden tener pagos relacionados de dos tipos distintos, un pago o flujo fijo que se pacta al inicio y no se modifica durante la visa de la operación, o un pago flotante que se fija periódicamente. Algunas operaciones incluyen en su estructura ambas formas de pago. Las fechas en las que han pactado los pagos se denominan fechas de pago.

Por la dificultad de que dos empresarios finales puedan ajustar la operación debido a sus diferentes objetivos, normalmente este tipo de operaciones son cerradas contra una entidad financiera que actúa de intermediario y hace de contraparte de cada uno de los usuarios finales.

En los contratos de swap hay dos clases de participantes muy diferenciados, cada uno de ellos con un papel diferente:

  • Los usuarios finales.
  • Los intermediarios financieros.

Estas dos clases de participantes tienen unos objetivos distintos.

Los usuarios finales suelen ser empresas internacionales cuyo objetivo es modificar su exposición al riesgo de cambio, tipo de interés o cualquier otro a que están sometidos. El uso de los swaps permite:

  • Obtener financiación a bajo coste.
  • Cubrir las posiciones de divisas.
  • Flexibilizar la gestión a corto plazo de los activos y pasivos.
  • Especular.
  • Por el importe mínimo que han de tener los contratos sólo pueden acceder a este tipo de mercados aquellos usuarios finales multinacionales con grandes operaciones.

Los intermediarios financieros tienen como objetivo principal la obtención de beneficios y actúan en el mercado como:

  • Contrapartida a las operaciones que solicitan sus clientes.
  • Obteniendo otras contrapartidas en el mercado de las operaciones por ellos negociadas.
  • Con la ejecución de arbitrajes entre los swaps y cualquier otro instrumento financiero.
  • Especulando mediante la toma de posiciones swap para cubrir el riesgo de tipo de cambio de otras posiciones abiertas.

Las entidades más activas del mercado son los bancos ingleses y americanos denominados money-centre banks.


¿No encuentra s respuesta a tu pregunta? Realiza una consulta a tu asesor
flecha siguiente
Acceso personalizado
Para poder mostrarle información adaptada a su perfil necesitamos que nos facilite los siguientes datos de su empresa:

Código postal



También te puede
interesar
- Cobertura de riesgos internacionales
- Cobertura de riesgos internacionales