INICIO Operativa y gestión del comercio exterior
búsqueda avanzada búsqueda avanzada
Gestión aduanera
¿Qué es el DUA?
imprimir
 
enviar

Respuesta breve

El DUA (Documento Único Administrativo) es el soporte papel de nuestra declaración de importación o exportación ante las autoridades aduaneras.


Respuesta detallada

El DUA (Documento Único Administrativo) es el soporte papel de nuestra declaración de importación o exportación ante las autoridades aduaneras.

El Documento Único Administrativo (DUA) está formado por un legajo de 8 ejemplares más un noveno de uso nacional que supone la autorización para la retirada o embarque de las mercancías (“levante”), utilizándose uno u otros según el tipo de operación que reflejen. Así, por ejemplo, el DUA presentado para una declaración de importación usará los ejemplares 6, 7, 8 y 9 del legajo; el DUA para exportación los ejemplares 1, 2, 3, 4 y 9, y el DUA para la inclusión de mercancías en el régimen de Tránsito comunitario usará los ejemplares 1, 4, 5, 7 y 9.

Cada ejemplar tiene una función distinta. Así, por ejemplo, y como más relevantes, los ejemplares 1 y 6 conforman el expediente de exportación e importación juntamente con todos los demás documentos anexos; los ejemplares 2 y 7 son para usos estadísticos; los ejemplares 3 y 8 son los del exportador e importador respectivamente.

Existen, asimismo, formularios complementarios a los principales para el caso de existir más de una partida de orden en la declaración.

Utilizaremos el DUA para la declaración ante los servicios de aduanas de mercancía no comunitaria y mercancía comunitaria, los productos de la pesca, mercancías procedentes de Ceuta y Melilla para su importación en la Península e Islas Baleares, o en las Islas Canarias, mercancías de cualquier procedencia que se despachen de importación o exportación en Ceuta y Melilla y en aquellos casos en que una normativa comunitaria así lo disponga expresamente.

En el caso de mercancía no comunitaria para el despacho a libre práctica o a consumo, para la inclusión de las mercancías bajo cualquier otro régimen aduanero, incluido el tránsito comunitario y para su reexportación fuera del territorio aduanero de la Unión.

En el caso de mercancía comunitaria se usará para su exportación, en los intercambios entre partes del territorio aduanero de la Unión cuando en una de ellas sea de aplicación la Directiva sobre el IVA y en la otra no, en los intercambios entre partes del territorio comunitario donde no sean de aplicación las disposiciones de la Directiva del IVA, para amparar la circulación por el territorio aduanero comunitario de mercancías previamente despachadas de exportación en un Estado miembro distinto del Estado miembro de salida efectiva o en los supuestos de inclusión en el régimen fiscal de depósito distinto del aduanero.

Pueden presentar un DUA, y a tal efecto se les considera como declarantes:

        Las personas para las cuales vayan consignadas las mercancías.

        Las personas que, con poder de representación, las presenten en nombre y por cuenta de los anteriores.

        Las personas que las presenten en nombre propio y por cuenta ajena.

El primer caso (en nombre y por cuenta propios) se trata del despacho directo de las mercancías por parte del consignatario (importador) de las mercancías (autodespacho).

El segundo caso, en nombre y por cuenta ajenos, se trata de la representación directa, reservada según la normativa aduanera, a los agentes de aduanas.

El tercer caso, en nombre propio y por cuenta ajena, es el tipo de representación indirecta, reservada a representantes que, cumpliendo los requisitos establecidos para serlo, no son agentes de aduanas.

El declarante es la persona que efectúa la declaración ante la aduana en nombre propio o la persona que hace presentar en su nombre dicha declaración.

La persona que presenta o hace presentar la declaración deberá estar en condiciones, asimismo, de presentar o hacer presentar ante la aduana la mercancía de que se trate y todos los documentos cuya aportación esté prevista en la normativa comunitaria.

La presentación de una declaración ante la aduana supone el compromiso del declarante de que los datos contenidos en la declaración son ciertos y se corresponden con las mercancías de que se trata. El hecho de declarar incorrectamente, aunque sea a título de simple negligencia, puede dar lugar a la incoación del pertinente expediente sancionador. No olvidemos que la declaración es un acto tributario y, por tanto, regulada por la normativa tributaria y fiscal.

Los DUA podrán rectificarse en algunos casos. Normalmente, la empresa solicitará la rectificación del DUA cuando, en la factura de exportación, haya errores o modificaciones y se altere, así, la correspondencia de datos entre ambos documentos.

En este caso, si la mercancía todavía se encuentra en el recinto aduanero, es muy posible que la administración aduanera acceda a la rectificación.

Si la mercancía se encuentra en destino o de camino, será más difícil. De todas maneras, se recomienda solicitar la rectificación para que, en caso de inspección fiscal, se pueda acreditar y se pueda presentar, además, la respuesta de la aduana.

No podrá autorizarse ninguna rectificación cuando la solicitud haya sido realizada después de que la aduana:

        Haya informado al declarante de su intención de proceder al reconocimiento físico de las mercancías.

        Haya comprobado la inexactitud de los datos en cuestión.

        Haya autorizado el levante de las mercancías.

La aduana podrá exigir que la rectificación solicitada deba realizarse con presentación de una nueva declaración que sustituya a la primera. Sin embargo, no podrá autorizarse ninguna rectificación que incluya mercancías distintas de las declaradas inicialmente.

Podrán presentarse declaraciones incompletas, tanto en los datos que deberían constar como en los documentos que deberían unirse a la misma. Las primeras podrán considerarse provisionales a la espera de la aportación de los datos que falten. Las segundas podrán aceptarse siempre que se demuestre que el documento que falte exista y tenga validez, que no ha podido ser unido por causas ajenas a la voluntad del declarante y que la no aceptación de la declaración impediría la aplicación de un tipo de derechos inferior que pudiera corresponder a la importación de las mercancías.

La aceptación sin documentos podrá supeditarse también a la presentación de garantía suficiente que pudiera cubrir una diferencia de derechos en caso de la no presentación (caso, por ejemplo, de un certificado de origen preferencial).

Generalmente deberán adjuntarse los siguientes documentos:

        Factura comercial (importación – exportación).

        Declaración de valor (I).

        Lista de contenido (I-E).

        Documento acreditativo del régimen comercial (licencias) (I-E).

        Documentos relativos al transporte (conocimiento aéreo, marítimo, FFCC, transporte por carretera).

        Documentos necesarios para la aplicación de un régimen arancelario preferencial (certificado de origen mod. EUR-1 o Form. A) (I).

        Certificaciones de los diversos servicios periféricos del comercio exterior, en caso de ser necesarias (Sanidad, fitosanitario, farmacéutico, SOIVRE, CITES, veterinario) (I-E).

        Certificaciones y/o acreditaciones previas al despacho de las mercancías según la clase y calidad de las mismas y reguladas en las diferentes normativas comunitarias (homologación, baja tensión, radioeléctrica, telecomunicación, etc.) (I).

        Los necesarios para la aplicación de un régimen aduanero económico (autorización, documentos precedentes, etc.).


Enlaces

Etiquetas:

gestión ,  aduana ,  dua
¿No encuentra s respuesta a tu pregunta? Realiza una consulta a tu asesor
flecha siguiente
Acceso personalizado
Para poder mostrarle información adaptada a su perfil necesitamos que nos facilite los siguientes datos de su empresa:

Código postal